venres, 12 de novembro de 2010

¡¿Niños o animales?!

Éranse una vez dos niños llamados Fernando y David que estaban jugando solos en el parque al lado de su casa.
 Un día, después de llevar ya mucho tiempo en el parque, los niños vieron un arbusto con unas bolitas naranjas de pinta un poco extraña, ¡pero tan llamativas! Así que sin poder resistir la tentación empezaron a comerlas y... ¡CATAPLUM!¡PLASH!¡BOOOOM!
 ¡Los niños se habían convertido en dos animales! ¡Un conejo y una ardilla! Cuando se dieron cuenta de que no deberían haber comido de aquel fruto ya era tarde.
 Estuvieron discutiendo de quién fuera la idea de probar de aquellos frutos. Hasta que más tarde, un castor paró la disputa, y les dijo que fuera cual fuera el problema que tenían, deberían buscar una solución en vez del culpable. Fernando y David le explicaron todo lo que les había pasado al señor castor y este les dijo que él no sabía cómo solucionarlo, pero que tenía una amiga muy sabia y que estaba seguro de que ella lo resolvería.
 Así que todos fueron a casa de la amiga del castor , que resultó  ser una mofeta.
Uff...¡Pero qué mal olía allí dentro!
 A los dos amigos se les empezó a revolver el estómago, pero lo peor vino cuando la mofeta llevó a cabo su solución y los roció de su asquerosillo  gas.
 Cada vez  tenían peor el estómago hasta que ¡PUAJ!
 ¡Había funcionado! los frutos ya no estaban en sus barrigas y volvían a ser humanos!
 Ese día, Fernando y David volvieron a casa sabiendo varias cosas:
1º-Que no había que comer cosas que no supieran qué eran.
2º- Que no vale de nada pelearse cuando hay un problema.
3º- ¡Que tendrían que darse buenos baños de zumo de tomate para quitarse aquel repugnante olor de encima!
Gabriel Bao Moreno,6º A

5 comentarios:

  1. Estupendo Gabriel, qué ben escribes. Non deixes de deleitarnos con historias tan fantásticas e o mesmo tempo tan cheas de realidade.

    ResponderEliminar
  2. ¡Muy bien, Gabriel! Es muy gracioso y da buenos consejos. Te felicito.

    ResponderEliminar
  3. Gabriel, una hístoria muy bonita.Tienes razón que el diálogo es lo mejor para resolver los conflictos.
    ¡Ánimo! sigue escribiendo.
    Mari Carmen V.

    ResponderEliminar
  4. Me gusta mucho tu cuento,Gabriel.Si sigues escribiendo seras un gran escritor.Felicidades. Noelia 6ºa

    ResponderEliminar
  5. Mola un montón.:)

    Clara Canzobre 6ºA

    ResponderEliminar